Viajes emocionales

Publicado el

Los relajantes musculares siempre me provocan sensaciones extrañas. Emocionalmente extrañas.

Nostalgia desmedida, romper la baraja, hacer trampas al monopoly cuando alguien va al baño.

Lo mejor y lo peor es que me cuestiono las reglas del juego. Me enfado rotundamente con ellas.

¿Y por qué no? Si yo quiero teta y sopa (Siempre me hizo gracia esa expresión).

Quiero levantarme cada día y elegir una historia como elijo el color de una blusa.

Quiero darte la mano y pasear por esas calles.
Quiero los taburetes de madera bajitos, acompañados de vasos anchos y bajitos con vino y miradas ni bajitas ni altas. Simplemente ancladas, la tuya, la mía sin tiempo, con intensidad de comernos, de hablarnos, de acariciarnos y besarnos. Todo a cincuenta centímetros atemporales.

Quiero noches de media noche, haciendo trampas, pero sin que nadie lo sepa, ni siquiera yo.

Quiero volver a conversaciones de atardeceres en la playa, donde todo era nuevo y me temblaba hasta el pensamiento.

Quiero soñar y vivir. Teta y sopa.

Por amor a los libros

 

Por Mary Iribarren

Ilustración de Emmanuel Lafont

 

Viajes emocionales se publicó originalmente en nuestra edición en papel nº 7. Si te gustó este relato corto, entra al blog de Zoque y accede al contenido de nuestra revista literaria online, o suscríbete y comienza a recibir todas nuestras ediciones impresas en casa.

 

Todos los textos de Mary Iribarren en Zoque:

Puede | Los bollitos de pasas | Mi número 1

Déjanos tu comentario

Etiquetas:, , , , , , , , ,

© Revista Zoque - Todos los derechos reservados - Diseño y desarrollo Ocioon - Marketing digital - Eventos Turísticos & Ocio