La tumba del cura

Publicado el

En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Comienzo a cavar en el jardín, hay un tesoro, junto al rosal, dicen, sudo, rezo, cavo, arena, mucho sol. Otro día, mis manos se resecan, quince fosas, vacío, grava, lodo, piedras. Ave María purísima, carretillas llenas de tierra, otra vez anochece, mi piel está más arrugada, Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Cantos, guijarros, arcilla, carretilla llena de tiempo perdido, deshidratación, diez meses cavando, torre de marfil, ruega por nosotros. Carretilla llena de polvo y desesperación, he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Solo hay zanjas, no hay tesoro, quizás lo halle dentro de mí. Dios te salve, Reina y Madre, patética existencia, solo cavar, ahora junto al estanque, junto al ficus, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Cavar junto al árbol de Judas, hermosas hojas, curioso nombre. Judas traicionó a Cristo, se ahorcó en uno como este, dicen. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Jesucristo me ha traicionado, insolación, mentiras, saliva, no nos dejes caer en la tentación. ¿Qué hago? Ato una soga, el árbol de Judas, salto. Y líbranos del mal, amén.

Por Mike Medianoche

 

La tumba del cura

Un sonido hueco, tres metros bajo tierra. Por fin la pala había dado contra algo. Suspiré secándome el sudor que me iba cayendo de la frente. Era abril, el sol ya no perdonaba. Los pájaros trinaban sin parar, mientras la primavera miraba desesperada el jardín donde florecían hoyos de tierra recién removida. Hacía tres años había comprado la finca en Churriana. Oí hablar de ella por primera vez en el seminario. Su dueño también era cura y, según lo que contaban los parroquianos, tenía la costumbre de pasar toda la noche excavando como una ardilla enloquecida. El pobre hombre murió en mitad de una de ellas, cuando el Terral mata las ganas de vivir en los movimientos. Me paré un instante, solemne frente al encuentro. Al día siguiente habría misa. Me encontraron tres metros bajo tierra, con el secreto oculto en la tumba.

Por Nathalie Warlop

Fotografía Zoque©

 

Si te gustó este relato, entra al blog de Zoque y accede al contenido de nuestra revista literaria online, o suscríbete y comienza a recibir todas nuestras ediciones impresas en casa.

 

Todos los textos de Mike Medianoche en Zoque:

Diario blog | Oda a una enfermera

Déjanos tu comentario

Etiquetas:, , , , , , , , ,

© Revista Zoque - Todos los derechos reservados - Diseño y desarrollo Ocioon - Marketing digital - Eventos Turísticos & Ocio