Limonada de Bernardino Contreras

Publicado el

Necesitas: Dos limones, dos litros de agua, un poco de azúcar y una hoja de periódico.

Coges dos limones del árbol del camino. Si los coges de las ramas que caen a este lado no es robar.
También puedes caminar hasta la frutería y comprarlos. Si hablas con el frutero te dirá que son buenísimos.
Pones la radio, algo que te guste, y te dispones a exprimir los limones. Los cortas por la mitad y aprietas. Si oyes a los limones gemir, es que no tienes la radio lo bastante alta, pero no te detengas, aprieta, no es momento de sensiblerías.
Entonces mezclas el jugo y el agua. Se puede colar el resultado.
Justo cuando hayas conseguido alinear el embudo, la botella y el colador, el niño te dirá que el perro le muerde los pantalones. Detenlo todo un momento. Enrolla la hoja de periódico y dásela para que se defienda.
Cuando todo esté en la botella, añade el azúcar. No agites. Deja que el azúcar se pose en el fondo del recipiente y se acomode.
¿Ya? Ahora cierra la botella y dale la vuelta. Ahora sí, agítala suavemente hasta que el azúcar desaparezca.
Deja la botella sobre la mesa unos minutos para asegurarte de que el azúcar se ha disuelto y no vuelve a juntarse en el fondo.
Tienes tiempo para comprobar que el niño no persigue cruelmente al perro con la hoja de periódico.
El primer vaso es para ti. Si está muy dulce o muy ácido no añadas nada. La próxima vez será.
Consérvese en un lugar fresco.

Por Bernardino Contreras

Fotografía de Nacho Mayorga

Publicado en la edición Zoque de  papel Número 2

Déjanos tu comentario

© Revista Zoque - Todos los derechos reservados - Diseño y desarrollo Ocioon - Marketing digital - Eventos Turísticos & Ocio